POLÉMICA. Las repercusiones por la aprobación del Código Urbano no cesan.