GOLEADOR. Como en Pilar, el Papa Rodríguez gritó el gol en Rosario.