DE A CABALLO. Los centros tradicionalistas ganaron la ciudad.