El peso justo. El púgil de San Alejo marcó 63,800 en la balanza.