ZONA PELIGROSA. Se repiten los ataques contra menores en la terminal