ANIMARSE. “Nunca es tarde”, señala Andrea Filgueira.