DESAZÓN. Villa Rosa tuvo un primer tiempo de terror.