DESTRUIDO. Así quedó el Renault Clio.