APAGÓN. Marcos Peña admitió que los reclamos persisten.