ESPEJO. Denise Bellatti, con sus herramientas.