Néstor Pelozo, cumplió su promesa tatuándose al santo.