LARGARON. Schilling y Naivirt saludan en la rampa de partida, en Lima.