REJA. Así quedó la ventana por la que entraron los vándalos.