DESESPERADO. Así se lo ve a Hernán Piquín ante las delicias que cocina Victoria.