BOMBOS. Los trabajadores, ayer, en la puerta de la planta.