El auto de Rossi apenas alcanza a divisarse entre la cortina de agua. Así se largó la final.