PAGO. En la inauguración Ducoté y Kambourian garantizaban la gratuidad.